domingo, 19 de junio de 2016

Uno de los cuentos que siempre contaba a mi hijo con uno o dos años.

Aprendieron a hablar mientras se inventaban el mundo.

¿Sabes que el sol se echa la siesta todos los días?, dijo él.

¿Y que la lluvia vive en una cueva y de vez en cuando sale a la calle?, dijo ella.

¿Me querrás siempre?, le preguntó él.

Hasta que el sol se convierta en lluvia, le respondió ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada