sábado, 22 de julio de 2017

El rayo verde.

Anoche vi el "rayo verde" sobre la ciudad.

Y sonreí.

En realidad la Historia y el Universo sonrieron por mí.

viernes, 21 de julio de 2017

Ayer leí por alguna parte que fue el día de la amistad.

En esta foto de hace un año, exactamente, estoy con mi amigo José Zurriaga tomando una cerveza en la plaza Santa Ana de Madrid. Le dije que si nos echábamos un baile, allí, en medio de la plaza, como en una de mis novelas, por ejemplo con "Goodby, Little Dream, Goodby", pero no quiso. En fin nadie es perfecto.

Va por la amistad.

jueves, 20 de julio de 2017

Entrevista en Radio Castilla La Mancha.

Esta es la entrevista que me hicieron Johana Roldán
y Vega Hernández en el programa "La colmena" de Radio Castilla La Mancha.


Empieza con la música de "La la land", como no podía ser de otra forma, continúa con alusiones a Proust, Joyce, Cervantes y Murakami. Se habla mucho de literatura, pero también de filosofía y física cuántica. Se mencionan mis tertulias y las palabras que más me gustan, como amor, felicidad y bondad, entre otras.

Y termina con uno de los "Cuentos de los otros".

(La hice mientras veía una preciosa puesta de sol desde una terraza del Palacio Real y un señor cantaba "Una furtiva lágrima").



domingo, 16 de julio de 2017

Las Confesiones de San Agustín.

"Ama y haz lo que quieras. Si estás en silencio, hazlo con amor. Si lloras, hazlo con amor. Si castigas, hazlo con amor. Haz que la raíz del amor esté contigo. De tal raíz solo puede venir bondad".

San Agustín. "Comentario a la I carta de San Juan".

(Sus "Confesiones", del año 398 d.C, es la primera Autobiografía de la historia de la literatura occidental. De alguna forma todos hemos aprendido a escribir con ellas, aunque ni siquiera lo supiéramos).

sábado, 15 de julio de 2017

A mis cuentos les gusta Miles Davis.

En Vitoria-Gasteiz hay un festival de jazz esta semana, que ya es un clásico y donde he estado en otras ocasiones. Mi amiga Pilar Rivera se ha ido para allá a escuchar jazz. Y en el escaparate de una de las librerías del casco antiguo, "La afición literaria", se ha encontrado con mis "Cuentos de los otros" y me ha enviado estas fotos.

A veces escuchaba a Miles Davis cuando escribía los cuentos, sobre todo "Kind of Blue", un disco absolutamente maravilloso.

viernes, 14 de julio de 2017

Entrevista en "Onda Úbeda".

Esta es la entrevista (un poco gamberra) emitida por "Onda Úbeda" (104.8 FM), una emisora donde colabora Inma J. Ferrero, que me entrevistó con motivo de la publicación de mi último libro.

Como se observa, la hicimos mientras comíamos en un restaurante. Nos reímos mucho, ya que mezclamos las cosas serias, las menos serias, la ensalada de frutas y alguna cerveza. En cierto momento se escucha incluso a la camarera.

Inma me preguntó de dónde venía mi escritura, cómo definía mi estilo y de qué forma había evolucionado mi manera de escribir. También si observo diferencias entre hombres y mujeres a la hora de escribir.

Ella no solo es una poeta y melómana de primera categoría, sino una persona simpática, cariñosa y sumamente inteligente.



jueves, 13 de julio de 2017

"E Lucevan le Stelle".


Ninguna de las teorías literarias (sintácticas, semióticas, antropológicas, pragmáticas) sirven para explicar ese instante mágico que a veces se produce entre el escritor y el lector.

Mientras ayer por la tarde escuchaba "Tosca" a todo volumen en el coche, Rafaela Marín escribía esto por aquí:

"Desde las impresionantes entrañas de la Sierra de Cazorla he leído tu último libro. He desgranado los cuentos al lado de las aguas cristalinas de los riachuelos, bajo la sombra de los pinos milenarios, cubierta por la amorosa parra al lado de la piscina, a la vera del enebro y el espliego. Me encantan esos guiños a la literatura, al cine, a la música. Me divierte esa manera de referirte a ti mismo en tercera persona. En muchos cuentos he percibido la estela luminosa de nuestra común amiga, o ¿no? Ella está aquí conmigo. Al caer la tarde le leo en voz alta alguno de mis preferidos y ella asiente con su sonrisa y agitando su leonada melena.

Es un gran placer leer y saborear tus preciosos cuentos. Me los llevo a casa, pero también se quedan enredados en los árboles, pegados como lapas en los riscos de la montañas... Gracias, Justo, por esta maravilla de libro".

En esos momentos un joven y guapísimo Plácido Domingo cantaba una de las arias más hermosas de la historia de la ópera: https://www.youtube.com/watch?v=_HBcvE8PB6I.

(La foto es una composición de la revista "La Alcazaba").

miércoles, 12 de julio de 2017

Brunelleschi, Olga y Facebook.

Antes de ayer Olga Portús Vinyeta se refirió por aquí a la corte celestial que forman mis amigos en esta red social.

Tras leerlo me vinieron a la cabeza dos asignaturas que estudié en su día dentro de la carrera de Literatura Comparada, "Mitocrítica" y "Psicocrítica", donde nos hablaron de esa corte y me ayudaron a matizar algunas de mis opiniones sobre el origen de la cultura occidental y el imaginario poético sobre el que se sustenta.

Así que, como estamos en verano, me apetece repartir puestos a mi lado, de ángeles, arcángeles, serafines, querubines, dominaciones, virtudes, etcétera. Todo ello acompañado de una horchata, claro, la bebida veraniega que más me gusta.

(La foto es de un detalle del interior de una de las maravillas de este mundo, la cúpula de la catedral de Santa María de la Flor, en Florencia, dedicada a esa corte celestial. ¿Cómo no creer en el ser humano?)



martes, 11 de julio de 2017

Hay un tipo de poesía que me conmueve.

"Que yo nunca rece para ser preservado de los peligros: sino para alzarme ante ellos y mirarlos cara a cara.
Que no pida la extinción de mi dolor: sino el coraje que me falta para sobreponerme a él.
Que no confíe en aliados en la guerra de la vida sobre el campo de batalla del alma: que solo espere de mí.
Que no implore, espantado, mi salvación: que tenga la fe necesaria para conquistarla.
Dame no ser ingrato: pues a tu misericordia debo mis triunfos.
Y si sucumbo, acude a mí con tu brazo fuerte. ¡Y dame la paz, y dame la guerra!”

("Oración", de Tagore).

lunes, 10 de julio de 2017

Reseña sobre mis "Cuentos de los otros".

Hoy iba a escribir sobre la idea de la inspiración en el arte y la literatura, pero al abrir Facebook esta mañana he encontrado esta reseña de Richard Garcia Ortiz sobre mis "Cuentos de los otros".

A Richard lo conocí, personalmente, en la última Feria del Libro del Retiro. Se acercó a mí lenta y tímidamente. Hablamos un poco y, en cierto momento, le pedí que nos hiciera esta foto a mis alumnos y a mí, aunque él quizá no lo recuerde.

Reconozco que me gusta ser escritor.

"Justo Sotelo se presenta en Facebook como escritor y profesor. Es así, aunque en su vida yo sé que es más realmente. Le he conocido no hace mucho y acabo de terminar de leer uno de sus libros, “Cuentos de los otros”, publicado en Narrativa Bartleby. Este libro, como todos los suyos, cuenta con una estupenda crítica literaria. El libro se compone de 90 cuentos o relatos cortos de la vida contemporánea en donde construye su yo a través del amor, el arte, el cine y la literatura.. Con este planteamiento el libro roza o alcanza por lo general lo bello, bueno y verdadero, unas máximas muy alejadas de la intención cotidiana de nuestra santa vida.

Por supuesto la portada está diseñada utilizando el gusto natural que la pintora Johana Roldán mantiene en sus pinturas.

A mí me han impresionado varios de estos relatos pero al titulado, "Ofelia", le he puesto laureles y es porque en poquísimo más de una página se desarrolla una doble y profunda historia de amor, en la relatividad del tiempo que bien podría ser base de un guion cinematográfico, y si no mirad:

Él viaja pensando en la conferencia que ha de ofrecer en el museo acerca de un cuadro que le obsesiona desde sus estudios en la Universidad, titulado “Ofelia” pintado por Millais. Ofelia es un personaje de Shakespeare, una fuente inagotable de inspiración artística, literaria y filosófica, que sedujo a Millais y que en el cuadro representa el tránsito entre la vida y la muerte.

Claro la infeliz muere ahogada, cuando cae al rñio mientras recoge flores, pero queda registrada su mirada hermosa que se perdía entre las flores y el agua. El sauce y las ortigas que hablan de dolor mientras las margaritas lo hacen de la inocencia y la fidelidad, y el lirio de la virginidad como la sexualidad de las orquídeas. ¡Maravillosa y sobrecogedora escena!


El tema central del cuento para mí es el escenario frondoso y de brillante colorido que llegas a imaginar de la admirable obra del mito ofeliano, que no resulta opresivo a pesar de ser testigo de la tragedia natural. Todo el cuento queda capturado de manera inequívoca en un vagón de metro en donde entrelaza miradas e incluso cruza unas palabras con una mujer, la cual se baja del vagón sin llegar a resolverse la duda de quién es.

Cuando en el museo se proyecta en la pantalla la figura de Ofelia él recuerda que la mujer del metro se llamaba Sonia, que fue la primera chica que besó en su vida y que ella tenía 13 años y él 15".

domingo, 9 de julio de 2017

El arte siempre me anima a pensar y articular un discurso ético y estético.

El otro día conocí a Sanam Khatibi, una pintora bellísima con un enorme talento y, sobre todo, con un enorme futuro.

Sanam nació en Teherán (Irán), en 1979, pero ha vivido en Europa desde niña, en Londres y Bélgica sobre todo. Sus obras abordan las estructuras de poder, la dualidad del triunfo y el fracaso. Cuestionan nuestra relación con el exceso, la pérdida de control, la bestialidad, la dinámica hombre-mujer, la dominación y la sumisión. También está interesada en la delgada línea que separa el miedo y el deseo.

Esta es una muestra de su obra, que ha expuesto en Bélgica, Los Ángeles, Viena y Londres, entre otros sitios:

http://sanamkhatibi.com/news/



sábado, 8 de julio de 2017

En la sala número 11.

En la calle diluvia, no hay apenas gente en la cola del cine. Saco entradas para "Colossal", la cuarta película del director cántabro Nacho Vigalondo que se ha estrenado antes en Estados Unidos que en España, gracias al apoyo de su protagonista, una espléndida Ana Hathaway. No debemos ser ni quince personas en la pequeña sala número 11.

Dos horas después me creo que una entretenida película feminista también puede ser un cuento de hadas y de monstruos, además de una metáfora sobre los celos entre personas adultas que germinan en la infancia y ese afán de posesión de tantas personas sobre otras. De alguna forma me recuerda a las primeras películas de Huston, de ambientes cerrados y con pocos personajes.

A la salida continúa lloviendo. Veo a unos niños jugando sobre los charcos de agua y me dan ganas de ponerme a jugar con ellos. Luego pienso en lo que quedará de recuerdo en sus mentes de esos juegos cuando crezcan.

¿Alguno de esos niños aún querrá arrancar la cabeza al juguete de su amigo, que es más bonito que el suyo?

viernes, 7 de julio de 2017

A propósito de "La muerte de Virgilio", de Broch.

¿Qué queda de la obra tras la muerte? ¿Merece o no la pena destruirla? ¿Qué es eso de la inmortalidad del escritor? ¿Hasta qué punto se puede estar satisfecho de lo que se ha escrito?

Me tomo un café y sigo releyendo "La muerte de Virgilio", de Broch. Es un precioso ejemplo de "novela lírica", donde Virgilio se debate entre destruir o no "La Eneida", dedicada a Augusto. El césar lo acompaña en sus últimos días de vida y decide no destruirla.

La he leído tres o cuatro veces. Siempre que lo hago no puedo resistirme a coger "La Eneida" y releerla también. Parte del espíritu de ambas se encuentra en una de mis novelas "La paz de febrero".
Por eso, a veces, no sé si soy Eneas, Virgilio o Broch, si estoy en Madrid, Cartago, Viena o Nueva York. Si me escapo por el borde de la página en el viaje de la vida, camino de Roma, del exilio o del sentido de mi propia existencia.

¿Qué queda al final? ¿Qué seríamos sin el amor, la belleza y la palabra?

jueves, 6 de julio de 2017

Este es el texto de la presentación en Madrid de mis "Cuentos de los otros".

Javier del Prado demostró, como digo siempre, que es uno de los tipos que más sabe de literatura en este país. Su análisis del prólogo y algunos cuentos es una celebración de la crítica literaria.

El texto lo publica la revista "La Alcazaba" en su número de julio, entre las páginas 100 y 109:


(La foto es de ese día. Aunque no es muy nítida, refleja a la perfección que esa presentación fue una fiesta de la literatura, como se observa en los rostros de Johana Roldán, Mariwan Shall y el propio Javier del Prado). 


Foto que me envía una antigua alumna.


Una antigua alumna me envía esta foto de hace tiempo, de una de esas cenas que se hacen cuando termina el curso.

Observo la pajarita, el cigarrillo, el bar de copas y pienso que entonces ya me había convertido en uno de los personajes de mis novelas.

domingo, 2 de julio de 2017

Paseando anoche por la plaza de Chueca.

Después de cenar en un restaurante chino -sencillo y con buena comida- que está en el centro del "barrio gay" de Madrid, me apetecía dar una vuelta por la calle y observar las risas y sonrisas de la gente, sus ganas de disfrutar y ser feliz.

Qué lejos quedan aquellos tiempos que describe Camus en su película "La Colmena" -basada en la novela de Cela-, en ese famoso diálogo entre dos guardias civiles: "¿Quiénes son esos? / Nadie. Dos maricones y uno que escribe". Hasta 1979 en España la gente podía ir a la cárcel por su condición sexual.

Va por todas esas personas que han sufrido, sufren y tal vez sigan sufriendo en muchos lugares del mundo por motivos sexuales, intelectuales, religiosos, económicos o del tipo que sea.

sábado, 1 de julio de 2017

La literatura puede cruzar cualquier mar.

Elvira Mercedes es una amiga argentina de esta red social. Nos conocemos desde hace un tiempo. El otro día publicó estas preciosas palabras en su muro tras adquirir y recibir una de mis novelas (las fotografías también son de ella):

"¡Acabo de recibir tu libro, mi querido Justo! Llegaste a mi ciudad, amigo. Bienvenido Llegaste a mi ser. Ahora te leeré y tu libro lo haré mío. Lo que escribiste se hará luz en otra persona. ¡Qué grandeza eso! Cruzaste el océano. Pudiste".

La literatura puede conseguir cualquier cosa, por ejemplo, que dos personas separadas por miles de kilómetros se dirijan durante unas horas a la plaza Santa Ana de Madrid -donde transcurre la novela- y revivan la historia de amor entre una profesora de literatura de cincuenta y tantos años y su alumno de la facultad.

Porque la literatura puede.

Escenas de una novela.

Ahora que se celebran los 40 años de las primeras elecciones democráticas desde la República, me detengo en la belleza de dos rostros.

De Suárez siempre se dijo que su rostro era hermoso, de perfil romano, lo que contribuía a su gran carisma. Algo parecido puede decirse del rostro de Marta, que posee el perfil de una actriz de cine, una mezcla de Katharine Hepburn y Julia Roberts.

Cuando se juntan, surge el equilibrio perfecto y yo imagino escenas de una novela.