domingo, 10 de diciembre de 2017

Hablando de Píndaro y la felicidad del ser humano.

"Es muy frecuente leer que alguien escribe exactamente como dice tu amiga, como una "catarsis" casi siempre dolorosa, haciendo ostentación de una sensibilidad egoísta y casi enfermiza y haciéndonos sentir culpables a todos de eso que sufre. Si algo me gustó de aquella entrevista por la que te conocí, fue la ausencia de la queja, del miedo al mundo, del desprecio a las redes sociales. Yo paso siempre un buen rato en fb y no tengo que disculparme ante nadie de hacerlo. Tengo conversaciones, como esta, que son inmejorables. La vida es una maravilla. La mayor parte de la gente es buena, aunque imperfecta. O nos esforzamos todos por ver eso o cerramos el chiringito. Píndaro decía: "Por cada cosa buena los Inmortales hacen sufrir dos males a los mortales. Los necios no consiguen aguantarlo, pero sí los sabios, los que ponen hacia fuera el lado bueno de las cosas. (Píndaro. Pítica 3, 82-84). Solo consiguen ser felices los que ponen hacia fuera el lado bueno de la vida, los sensatos. Me encanta poder decir esto a estas horas de la mañana".

Estas son las palabras que escribió la profesora de "clásicas" de Santiago de Compostela Maria Jose Martin Velasco, a raíz de la charla que tuve con la escritora canaria Isabel Medina. 

Creo que la entrevista a la que se refiere, y donde me conoció, es la que me hizo Marta Muñiz Rueda para la revista mexicana "Horizon": http://www.horizontum.com/seguramente-escribir-no-sea-otra…/

(Hablando de Píndaro, la fotografía es de los "Luchadores", una escultura romana del siglo I d.C. descubierta a finales del siglo XVI en Roma. Muestra una escena de lucha o tal vez de "pancracio". Se encuentra en la Galería de los Uffizi, en Florencia).

Hay algo místico en las bibliotecas públicas.

Aunque es un día festivo, entro en una de esas bibliotecas buscando un libro de Natsume Soseki. Unos amigos me han invitado a dar una charla en su colegio sobre este autor y quiero leer uno de sus libros que no encuentro por ninguna parte. De alguna manera Soseki es a la literatura japonesa lo que Galdós sería a la nuestra. Cuando preparaba la tesis sobre Haruki Murakami hice varios cursos de literatura japonesa y leí "Kokoro", "Botchan" y "El caminante", que me gustaron mucho.

Subo los escalones en dirección a la tercera planta mientras leo el anuncio de los próximos conciertos de Navidad, con obras de Bach, Glinka, Piazzola y Haydn. Me acerco a la estantería que va de la M a la S. Al lado del "gato" de Soseki me encuentro con mis "Cuentos de los viernes".

¡Hay tantos libros que nos esperan para ser leídos y para ser reescritos! Los libros saben tantas cosas. Saben que, a veces, las almas de las personas enamoradas no duermen por la noche. Se levantan de la cama sigilosamente, cogen de la mano al ser amado y vagan por la Tierra guiadas tan solo por sus latidos.

Amigos, ¿os han cogido el alma alguna vez por la noche?

jueves, 7 de diciembre de 2017

La vida es una novela que escribo yo.

Vas paseando lentamente, con la única prisa de la eternidad, hablando de los efectos del arcoíris de gravedad sobre la melancólica luz de la tarde, cuando un señor se pone a tocar "La vida en rosa" con su saxofón. 

No tienes más remedio que olvidarte de Pynchon y ponerte a bailar en medio de la plaza, a pesar de que no sea Louis Armstrong quien toque y cante con su voz rota. Es como bailar uno de mis cuentos o uno de esos poemas que no sé escribir.

Si es que la vida es una novela que escribo yo:

miércoles, 6 de diciembre de 2017

En el día de la Constitución, esta entrada va por todos los que lucharon por una España mejor.

La poeta Carmen Carmenchu Sánchez opina sobre mi novela "Entrevías mon amour". Acto seguido recupero la maravillosa voz del poeta Javier Lostalé leyendo un pasaje del libro en un programa de Radio 1 de RNE, "La estación azul".

El otro día Carmen puso la foto y escribió en su muro las siguientes palabras: "Acabo de leer tu libro, Justo Sotelo. La verdad que lo he disfrutado mucho. Me encanta la forma que tienes de explicar una parte de la historia tristemente real. Y al mismo tiempo la vida y el amor de los protagonistas. Y una cosa realmente sorprendente, cómo a veces al mismo tiempo te descubres como un poeta. Realmente ha sido muy agradable la lectura. Y perdón por tardar, no puedo leer mucho, pues se me cansa la vista. ¡Todo un placer leerte!"

Carmen ha hecho un gran esfuerzo para leer la novela. Ante sus problemas con la vista, he pensado que podíamos escuchar este audio de 6 minutos de duración, donde Lostalé lee un pasaje entre los minutos 38.10 y 44.10. Es un diálogo entre el protagonista de la novela, Teo Abad, y su padre, tras el regreso del primero de la guerra de Irak. En el barrio de Entrevías de Madrid esperan a Teo algunas mujeres, sobre todo Judith y Edipa, y también su padre, todavía obsesionado con la Guerra Civil española, que perdió, y con el Valle de los Caídos, que quiere destruir.

El montaje de Radio Nacional es precioso.

http://www.rtve.es/alacarta/audios/la-estacion-azul/estacion-azul-canciones-nuestra-vida-12-04-10/740800/
 
 
 
 

martes, 5 de diciembre de 2017

Comiendo con mi cura vasco favorito.

Ama y haz lo que quieras, dijo San Agustín y siempre me lo repite Javier, mi cura vasco favorito, cuando comemos juntos. 

No me importaría pasarme la eternidad con personas como él (en realidad forma parte de mi círculo más íntimo, ese del que nunca hablo). Es tan buena gente que resume la vida con dos palabras, amor y humor. ¿Cómo no íbamos a llevarnos bien? Además me conoce tan bien que perdona mis pecados en un instante, siempre con una sonrisa en los labios. Asegura que los "santos laicos" como yo en el fondo nunca pecamos o al menos Dios mira para otro lado. 

Y esa es una gran ventaja.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Una escena de película y de seducción.

Siguiendo con James Bond, mientras me tomo un café recuerdo una escena de la primera novela de la saga de James Bond, "Casino Royale", que me explicaron en un Máster como modelo de seducción entre dos desconocidos. Esta novela no se llevó al cine hasta que el actor Daniel Craig se encargó del papel.

Vesper Lynd (interpretada por Eva Green), será el "único" amor de verdad de James Bond. Se conocen en un tren de Alta Velocidad en Montenegro. Ella representa al Tesoro británico y le lleva el dinero para su misión. Morirá al final y él no la olvidará nunca.

El diálogo es muy inteligente, incluso antropológicamente hablando, no solo por lo que se dice o se ve, sino por el valor del lenguaje corporal, la ropa que visten, las miradas y los gestos, la distribución de los objetos sobre la mesa. O el vino francés..., cómo tener una "primera" cita sin vino francés. Y sin Rolex, por supuesto.




"Me encanta que siempre traigas noticias alegres".

Ayer, mientras me tomaba el vermú del mediodía en una terraza tranquila y coqueta, al sol, leí el anterior comentario que escribió por aquí hace unos días Monica Ivulich, una amiga argentina. A veces me tomo un Dry Martini, como James Bond.

No siempre hablo de noticias alegres y divertidas. Reconozco, eso sí, que no padezco el síndrome del telediario ni el de los apocalípticos y agoreros del fin del mundo, empeñados en que el sistema capitalista nos lleva al desastre y todo se va a acabar en cuestión de unos años. En el mundo también pasan cosas buenas, es más, a mí me parece que ocurren más cosas buenas que malas. El ser humano es el invento más perfecto que ha creado la Naturaleza, o imperfecto, pero en cualquier caso fascinante.

Y es que todos me llaman Bond, James Bond, digo Sotelo, Justo Sotelo, quizá porque "paso" del malo y me quedo siempre con la chica (pero solo en las películas de mi imaginación, claro).