sábado, 14 de julio de 2018

Desierto.

Todos los lugares tienen su propia música. Y un libro y una película y un té adecuados.
Todos los lugares son literatura si yo quiero que lo sean, si yo quiero ser literatura.

https://www.youtube.com/watch?v=XTYLsULsefs

¿Desierto o vergel?

Supongo que todo depende de cómo se mire la vida, y lo que se vea. La Tierra está llena de desiertos, pero también de agua, de música, de flores, de plantas, de árboles.

Quizá el secreto se encuentre en el lugar en el que quieras amanecer.

Y de quién te mire a ti.

"El paciente inglés".

"Morimos, morimos, morimos ricos en amantes y tribus y sabores que degustamos en cuerpos en los que nos sumergimos como si nadáramos en un río. Miedos en los que nos escondimos como esta triste gruta. Quiero todas esas marcas en mi cuerpo. Nosotros somos los países auténticos, no las fronteras marcadas en los mapas con los nombres de hombres poderosos. Sé que vendrás y me llevarás al palacio de los vientos. Solo eso he deseado, recorrer un lugar como ese contigo. Con nuestros amigos, una tierra sin mapas".

https://www.youtube.com/watch?v=tK49SBXBK_U

Mi alumno de Las Palmas.

Hace un par de años cené en un conocido restaurante de Las Palmas con la periodista canaria Ana Sharife, una mujer inteligente y elegante. El hijo del dueño del restaurante se alegró al verme aparecer, y nos invitó a champán. Había sido mi alumno en Madrid, como le ocurrió a su novia, que también estaba allí.

Desde ayer ya solo me queda su recuerdo, y esta foto tan cinematográfica que él nos sacó con cariño.

En ocasiones pienso en los miles de alumnos que he tenido en mi vida. Ellos siempre creen en mí, en lo que yo les cuento, en mi forma de ver el mundo. Les insisto en que hay dos cosas que no se pueden negociar en esta vida, la libertad y la independencia. Si uno agacha la cabeza ante sus jefes, ante los políticos, ante quien sea, es posible que consiga trabajo, dinero, poder, una pensión que le permita hacer un crucero por ahí cada año y acercarse a Benidorm o Marbella de vacaciones, que le den un puesto en una empresa o un gobierno, y cosas parecidas, pero jamás logrará lo más importante, quererse a sí mismo para así querer a los demás.

Hay una tercera cosa, tan importante como las anteriores, la bondad.

Mi alumno fue un hombre bueno.

sábado, 7 de julio de 2018

¿Quién es quién en esa foto en el mundo de la ficción?

Mientras me tomo un café, me viene a la cabeza la curiosa composición que hizo ayer Almudena Mestre con mi foto y la de Al Pacino.

Y me pregunto si es necesario probar que existieron personas como el rey Arturo, Robin Hood, Raskolnikov o incluso el campo estrellado pintado por Van Gogh. Tal vez todo consista en situar bien el espejo y mirar en él, para verse a través de esos personajes reales o imaginarios.

Platón dice que los mundos de la ficción son débiles ontológicamente, y la mímesis es imitación de la imitación. Por eso la cadena secuencial se inicia con la idea, continúa con la apariencia de la realidad y finaliza en la mímesis.




viernes, 6 de julio de 2018

Bailando un tango.

Seguramente no estaría mal perder la cabeza bailando un tango, en estas dulces mañanas de verano.

Y ya que, como he dicho otras veces, dicen que me doy un aire a Al Pacino, me apunto a bailar el tango de la mítica escena de "Esencia de mujer". Eso sí, está contraindicado a los apocalípticos, los amargados y los vanidosos. Tampoco se lo recomiendo a los que siempre se quejan de todo. No van a entender la letra de Gardel y La Pera.


Estas son la letra y la voz de Gardel:

https://www.youtube.com/watch?v=SJ1aTPM-dyE

"Por una cabeza".

Por una cabeza, de un noble potrillo
Que justo en la raya, afloja al llegar
Y que al regresar, parece decir
No olvides, hermano
Vos sabes, no hay que jugar.

Por una cabeza, metejón de un día
De aquella coqueta y risueña mujer
Que al jurar sonriendo el amor que está mintiendo
Quema en una hoguera
Todo mi querer.

Por una cabeza, todas las locuras
Su boca que besa
Borra la tristeza
Calma la amargura.

Por una cabeza
Si ella me olvida
Qué importa perderme
Mil veces la vida
Para qué vivir.

Cuantos desengaños, por una cabeza
Yo juré mil veces no vuelvo a insistir
Pero si un mirar me hiere al pasar
Su boca de fuego
Otra vez quiero besar.

Basta de carreras, se acabó la timba
Un final reñido yo no vuelvo a ver
Pero si algún pingo llega a ser fija el domingo
Yo me juego entero
Qué le voy a hacer

Por una cabeza, todas las locuras
Su boca que besa
Borra la tristeza
Calma la amargura.

Por una cabeza
Si ella me olvida
Qué importa perderme
Mil veces la vida
Para qué vivir.

(Letra de Carlos Gardel y Alfredo La Pera).

"¿Se escribe mejor siendo feliz?"

¿Se escribe mejor siendo feliz?

¿Se puede ser un buen escritor sin leer?

De esto van dos artículos que he encontrado en esta red social, y que leí ayer, entre otras cosas, aprovechando un largo viaje.

El primero es una reflexión de la escritora italiana Natalia Ginzburg. "Cuando somos felices, nuestra fantasía tiene más fuerza; cuando somos infelices, nuestra memoria actúa entonces con más brío. El sufrimiento hace que la fantasía se vuelva débil y perezosa". El segundo se refiere a la necesidad de leer para escribir con una mínima calidad. También a la obsesión por publicar, no de prepararse adecuadamente para escribir bien. Lo importante no es publicar por publicar, ni lograr premios (que te consigue el agente de turno), sino estar satisfecho con lo que has escrito. ¿Para qué quieres ganar dinero, como si te tocara la lotería, si en el fondo sabes que eres un escritor sin interés?

En fin, cosas relativas a la felicidad y la autoestima.

"Ser felices o infelices nos lleva a escribir de un modo u otro, Natalia Ginzburg" (en el muro de Rosa Invers):

https://calledelorco.com/2016/06/28/ser-felices-o-infelices-nos-lleva-a-escribir-de-un-modo-u-otro-natalia-ginzburg/

"Escritores que no leen" (en el muro de Antonio Tocornal):
https://www.zendalibros.com/escritores-no-leen/#.WPfmCly3gBp.facebook