domingo, 4 de septiembre de 2016

Sobre la inspiración.

"Los neurólogos investigan, los escritores escribís y los demás sentimos", dijo mi querida Silvia López el otro día en mi post sobre el efecto de las lágrimas en la vida.

Ayer leí el comentario en el móvil sentado en una playa sin apenas gente (se supone que es de nudistas, pero cada vez la invaden más tipos con ropa). Tiré una piedra al mar y vi cómo hacía un extraño y se mantenía en la superficie durante unos cuantos metros, como si estuviera corriendo sobre ella.

Me "vestí" entonces tanto con la ropa del científico como del novelista. La ciencia puede explicar en profundidad el efecto "físico" que se había producido con la piedra, pero no podrá decir cuáles habían sido mis sensaciones ante la contemplación de aquel fenómeno tan curioso y sorprendente.

En cierto momento cerré los ojos para sentir la brisa del mar sobre mi rostro. Cuando los abrí la piedra continuaba flotando sobre el agua y una hermosa gaviota se había situado junto a mí y parecía querer decirme algo en voz muy baja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada