viernes, 3 de febrero de 2017

La conocí en un taller de escritura de la Universidad.

Me habían invitado a hablar de mis novelas y del proceso creativo que seguía con ellas. En cierto momento escribí el nombre de Tom Spanbauer en la pizarra y su novela "El hombre que se enamoró de la luna". Spanbauer fue discípulo de Gordon Lish (el editor que casi se inventó a Raymond Carver) y maestro de Chuck Palahniuk.

Ella se me acercó al terminar la clase y me invitó a un café. A aquella chica morena de unos veintitantos años, escuálida y de profundos ojos negros, le gustaba escucharme mientras yo desmenuzaba el sistema de "escritura de riesgo o peligrosa" del escritor norteamericano nacido en Pocatello, Idaho, el año 1946.

En realidad ella no quería escribir para publicar. Su sueño era aprender lo suficiente para ser capaz de vivir la vida como si formara parte de una novela. Pretendía escribir sus propios libros para refugiarse en ellos, donde se sentiría más segura. No acababa de entender el mundo o quizá fuera el mundo el que no la entendía a ella.

Nos vimos un tiempo, tomamos varios cafés y comimos unas cuantas veces.

Un día desapareció.

No recuerdo cómo se llamaba.

Pensé que yo le gustaba, pero me equivoqué.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada