lunes, 6 de marzo de 2017

Hita.

La niebla invernal del siglo XXI debe de ser la misma que la que cubría las tierras de Castilla en el siglo XIV.

El "Libro del buen amor", de Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, fue una de esas obras que leí en el colegio y que me hicieron entender que la literatura es una fiesta, una forma de mostrar la felicidad, la aventura, la alegría, la ironía, los deseos de vivir.

Ayer entré por la pequeña puerta de su ciudad medieval a través de la niebla. 

Y su alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada