miércoles, 1 de marzo de 2017

Ser profesor.

Siempre digo que me gusta más dar clase que escribir.

O a lo mejor es que es lo mismo, algo así como escribir en los cerebros y los rostros de mis alumnos la vida que vamos viviendo entre todos. Porque cada día también aprendo de ellos.

(En la foto de ayer con uno de mis grupos de la Universidad, celebrando mi "no cumpleaños" con pastel y vela).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada