miércoles, 8 de marzo de 2017

Presentación de "Tiempo de cerezas", de Marta Muñiz, en Madrid.

Cuando en la presentación de un libro eliminamos "la cuarta pared" desde el principio.

Cuando la autora es una de las personas más vitales, alegres y bondadosas que he conocido.

Cuando se llena la Casa del Libro de Madrid y los presentadores cedemos nuestras sillas y nos quedamos de pie, en mi caso como si estuviera dando clase en la Universidad.

Cuando no dejamos de bromear, de reír y sonreír, y de hablar de literatura, de los narradores y los personajes, del tiempo y el espacio, del discurso, de Kristeva, García Márquez y Neruda, de Hitchcock y Chopin, de pintura y poesía, de los barrios "húmedo" y "romántico" de León, y de sus narradores y poetas que dan vida cultural a esa ciudad.

Cuando estar al lado de Marta Muñiz Rueda es un privilegio, no solo durante la hora y media que dura la presentación de su novela "Tiempo de cerezas", sino durante el té que nos tomamos ella y yo antes en un café de la calle Fuencarral.

Cuando la vida es lógicamente interesante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada