domingo, 19 de marzo de 2017

Una novela para el día del padre.

"Sergio es capaz de viajar a la luna en avioneta para resolver el enigma, dijo Pepe cogiendo a Daniel del hombro. Y convencer a los lunáticos de que la vida es bella, dijo Elena acariciando la cabeza del novelista. Y hay que exprimirla al máximo para que tenga sentido, aseguró Anselmo. ¿Quién murió en el Malecón, porque no entiendo nada?, preguntó Miguel Ángel preocupado. No tengo ni idea..., le respondió Daniel. ¿Por qué tendríamos que creer tu historia?, insistió el que se parecía a Jesucristo. No hace falta que lo hagas, dijo Daniel sonriendo, pero sabes que habrás incumplido el pacto de ficción del buen lector o del buen oyente. ¿Dónde has estado desde entonces?, no podía dejarlo Miguel Ángel. Os juro que no lo sé..., dijo Daniel con una mueca graciosa. Era como si me hubiera bebido toda la barra de la taberna, de todas las tabernas de Cuba".

(Justo Sotelo, 2013, "Las mentiras inexactas", Madrid, Izana editores, 232 pp).

(Esta novela, entre otras muchas cosas, es la historia de amor entre Sergio, un hombre de veintitantos años que tiene una librería en la plaza Santa Ana de Madrid, y Nora, su profesora de literatura de la Complutense, que le dobla la edad. Pero también es la historia de amor entre el joven y su padre, Daniel. La foto es del Malecón de La Habana).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada