lunes, 15 de agosto de 2016

Duerme el mundo para mí.

Apaga la luz y duerme el mundo para mí entre mis brazos, me dijo ella.

¿Y qué haremos con el sol?, le dije yo tras apagar la lámpara de la mesilla.

Ese déjalo encendido, susurró ella. Quiero verte cada vez que abra los ojos por la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada