miércoles, 11 de enero de 2017

El poder de la literatura.

Cuando un lector subraya el libro que está leyendo, en realidad está hablando en voz baja con el escritor.

Umberto Eco investigó la idea de ficción durante buena parte de su vida y relacionó el texto narrativo con un bosque cuyos senderos se bifurcan, en alusión a Borges, para volver a encontrarse en el territorio onírico del duermevela.

La experiencia humana toma sentido en la literatura a través del tiempo y el espacio, como diría Ricoeur. El lector llena los huecos que deja el escritor de manera consciente, todo eso que no se dice ni se escribe, algo que yo defiendo en la literatura contemporánea.

Considero que es más importante lo que no se dice que lo que se dice. Por eso resulta esencial que el escritor y el lector "hablen" continuamente, por ejemplo, a la luz de la lámpara de la mesilla de noche, mientras todo el mundo duerme en casa y solo ellos están despiertos.

De esa forma la literatura sería la verdadera causa de la infidelidad de las parejas. Las demás causas son necesidad de protección, de dinero, de sexo, es decir, poca cosa.

Ese es su poder.

(Las fotos son de Rosa Emérita Martínez Manzanaro mientras leía estos días pasados mi novela "Vivir es ver pasar", y la subrayaba).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada