miércoles, 25 de enero de 2017

Veo atardecer y pienso en Cézanne.

Es la búsqueda de la estructura interior de las cosas uniendo la forma y el color. Son las áreas de color planas, con pinceladas casi geométricas y unos paisajes que se olvidan de la profundidad a partir de la configuración de planos sucesivos.

Es el arte nuevo que parte de Pisarro y sigue con Cézanne y Gauguin. Ya no hay analogía, no se busca copiar lo de fuera, sino lo de dentro. Por ahí nacen el fauvismo y el cubismo (la exposición póstuma de Cézanne en París fue el año 1907).

La foto es un paisaje de Salamanca que me ha enviado mi amiga Yolanda Gonzalez Lopez. La música que me viene a la cabeza es la de Satie:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada