domingo, 31 de julio de 2016

La literatura y el arte me siguen alegrando la vida

A lo largo de mi vida me han pintado retratos, compuesto canciones y escrito y dedicado poemas.

Marta Muñiz Rueda, escritora y música asturiano leonesa, me acaba de regalar el poema "El paciente inglés", que le he inspirado yo. No creo que el conde László Almásy, el paciente inglés de la novela de Ondaatje y la película de Minghella, se sintiera más feliz en este momento ante la lectura de este bellísimo poema.

Marta y yo somos amigos desde hace tiempo en esta red social y por fin tuve la suerte de conocerla en septiembre del año pasado en la librería Alejandría de León cuando vino a la presentación de uno de mis libros.

EL PACIENTE INGLÉS

A Justo Sotelo

"Déjame que te hable de los vientos.
Gobiernan la apariencia de las cosas.
Existen muchos tipos,
Manipulan a dioses y demonios.
Hay vientos que enloquecen la cordura,
Los hay que levantan cortinas carmesí, sangre de polvo,
Arenas que derriban las fronteras
Que impusieron fantasmas invisibles.
Donde hubo un día agua
Hoy serpentean dunas
Pero nuestros ancestros dibujaron
(como tú lo haces hoy en tu libreta)
La libertad cristalina de un grupo de bañistas.
Te amé con la furia del simún
En medio de un desierto ciego y sordo.
Te seguí amando en las ciudades nuevas
Y te amaría en cada hotel o yacimiento que inmune y cómplice nos cobijase.
Caminé bajo el sol a la intemperie
Caminé como un mar enajenado,
Maté por ti a hombres inocentes,
Le vendí mi alma al enemigo
Y no pude salvarte de la muerte.
Te llevé fría y frágil en mis brazos,
Sin aliento ni llama que pudiera amortajar la ira y el deseo.
Ese amor que te sesgó la vida como un rayo que asiente y amenaza
Desdibujó el camino de los mapas
Y subsistió en un libro de Herodoto.
Sin ti ya no hay mañanas.
Sin ti la arena, el sol,
Son espejismos.
Pero prometo viajar siempre contigo.
Seamos polvo, cenizas, huesos rotos,
Corazones de vuelo interminable
Hasta llegar al Palacio de los Vientos.
Si existe algo capaz de vencer a la muerte
Es todo aquello que tu cuerpo y el mío
Crearon para decirle al mundo
Que dos amantes solos
Pueden justificar el universo".

(c) Marta Muñiz Rueda.

(En la foto que hice el año pasado en León veo un montón de rostros con los que me sigue uniendo la amistad y la literatura, y nos continuamos escribiendo. La bella Marta, en primer plano, se encuentra rodeada por la también bella y parisina Ena Bolena y el menos bello, pero no por ello menos parisino, Carlos Pérez-Alfaro).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada